Retromadrid 2013, el otro Emotion Engine

El Matadero de Madrid volvió a ser un hervidero el fin de semana del 8 al 10 de marzo. Retromadrid 2013, la cita retroinformática por antonomasia en España se cerró con cifra récord de asistentes, y con un montón de sensaciones que demuestran que las emociones se encuentran en los lugares más insospechados. Por ejemplo, en unos cacharros antiguos.

Lo retro atrae a miles

No es la tecnología, es lo que haces con ella, podría ser el dicho que resume eventos como Retromadrid. Solo así puede explicarse que seis mil personas se pasaran estos días para celebrar su devoción por las máquinas y los videojuegos retro. Y si hay algo que une a esas seis mil personas (y muchas más que no pudieron asistir), es la emoción. O, mejor dicho, las distintas emociones que evocan en ellos las recreativas, los ordenadores y las consolas. Porque la tecnología será algo frío e impersonal, pero lo que se hace con ella no puede ser más humano.

La de este año ha sido la primera edición en la que se ha cobrado la entrada, cosa que no ha impedido que haya récord de asistencia. El precio era casi simbólico, y las colas kilométricas. La edición 2013 fue la segunda en la nave 16 del Matadero de Madrid, que ya se ha quedado pequeño. Si en las ediciones anteriores, como las celebradas en el Centro Cultural el Greco (en los años en que el evento era conocido como MadriSX) ya se decía que el fenómeno crecía a pasos agigantados, y que hacía falta mudarse a un recinto mayor, ha habido más apreturas que nunca.

Durante muchos momentos del día costaba trabajo moverse entre la muchedumbre, que se detenía en los distintos stands, ya fueran expositores o tiendas. Las colas para entrar no solo se produjeron antes de la apertura de puertas, a las once de la mañana, y fueron sin duda de las imágenes más recordadas de esta edición. Hubo mucha asistencia incluso a última hora del sábado, que en otras ocasiones ya había más tranquilidad y huecos en el recinto.

Pura emoción

¿Qué siente uno cuando se reencuentra con el ordenador de su infancia, o la recreativa de su adolescencia? ¿Y si allí descubre que, en pleno 2013, sigue habiendo novedades de hardware y software para Spectrum, Amstrad, Amiga o MSX? ¿Y qué siente si en Retromadrid puede hacerse con ese cartucho con el que tanto disfrutó y no encuentra en casa, o bien con ese juego que le faltaba en su colección? Pues, sencillamente, emociones.

Emociones como las que produce volver a ver a leyendas del software español, de la llamada “edad de oro”, como Andrés Samudio (el inquieto genio detrás de la línea de juegos conversacionales para 8 y 16 bits, Aventuras Dinamic) y Alfonso Azpiri (creador de las portadas más memorables de los juegos de compañías como Dinamic, Topo y Ópera). Y no solo verles, sino poder charlar con ellos, con total cercanía, otra de las características de Retromadrid. Otro de los nombres estelares fue el de Jaume Esteve, autor de la brillante crónica del auge y caída del software español, Ocho quilates.

O emociones como las que destilaban la charla de Locomalito y Gryzor87, los modestos nombres detrás de Maldita Castilla, el juego para PC que ha revolucionado la escena retro. Durante la conferencia, los creadores de este genial homenaje a las recreativas de los años 80 y, en particular, al legendario Ghosts´n´Goblins de Capcom, animaron al público a perseguir sus sueños. A aprender los entresijos de la programación y satisfacer algo más que su curiosidad: crear juegos como los que les engancharon en su adolescencia, y que la endiablada jugabilidad que disfrutaron entonces siga cultivándose. Maldita Castilla fue, sin duda, el juego de Retromadrid 2013; durante el encuentro se disputó un torneo en una máquina recreativa creada expresamente para la ocasión, y que fue el merecido premio para el ganador de dicho torneo.

Pero el momento más emotivo se hizo esperar hasta el mismo final del evento, el domingo 10 al mediodía. Además de recordar el 30 aniversario del MSX, Retromadrid 2013 fue la edición elegida para homenajear a los creadores de La Abadía del Crimen, el mítico juego español. Ya el año pasado hubo una exposición dedicada a esta versión no oficial en videojuego de la novela El nombre de la rosa, pero este año los organizadores prepararon algo mucho más especial. Un emocionado recuerdo, con momentos al borde de las lágrimas, para Juan Delcán y para Paco Menéndez, que falleció hace unos años.

Reunión de Usuarios y Amigos

Retromadrid es quizá el ejemplo más conocido y multitudinario de las llamadas Reuniones de Usuarios (RU), un apelativo modesto para un encuentro de devotos del videojuego. Gente que no necesariamente son de la misma ciudad, pero que gracias a Internet han ido poniendo en común sus gustos y sus pasiones, intercambiando opiniones y descubriendo cosas nuevas, gracias a ese intercambio. Ya en ediciones anteriores, Retromadrid era el lugar elegido para que gente de todos los rincones se citara para conocerse en persona por fin. Ahora, con el furor de los podcasts, los blogs y los medios de información retro, el Matadero ha sido el centro neurálgico y de reunión de nombres como Retro entre amigos, Diario de un jugón, Fase Bonus, Games Tribune, Zehn Games, Retro Maniac y otros muchos. Muchos han podido poner cara a compañeros de grabaciones online en Retromadrid.

Lo viejo…

En los últimos años, Retromadrid se ha contagiado inevitablemente del auge de compras retro. Cada vez hay más stands de vendedores de material vintage, y los precios suelen ser motivo de discusión. Hay cosas a precios asequibles, y otras a precios subidos para la ocasión. La experiencia es que hay muchos asistentes que se dejan llevar por el entusiasmo del día y hacen desembolsos que no harían comprando por Internet. Es lógico entonces que los vendedores quieran aprovechar este fin de semana para captar a dichos compradores entusiastas, que son además usuarios esporádicos, o directamente llevan años sin pisar el mundillo. Ni a unos ni a otros se puede culpar, pero son cada vez más las voces que se quejan del carácter compra compulsiva de eventos como Retromadrid. Eso sí, ¿alguien se imagina un salón del cómic sin stands de venta de tebeos? Pues eso.

Prueba de ello es el aumento de stands relacionados con recreativas. Vendedores de piezas para hacer nuestra propia coin-op, y de máquinas ya terminadas, que ya otros años asomaron en Retromadrid, esta edición han ocupado buena parte del espacio de la nave 16. Sobre todo las máquinas bartops, versiones que ocupan menos espacio pero siguen reproduciendo la sensación de salón recreativo a la perfección. No era raro pasear por una hilera de máquinas a la venta y, al volver minutos después, ver carteles de “vendida” pegados a las marquesinas. Nombres como Bricoarcade y Arcade Outlet ya son fijos en Retromadrid, y hacen unas ventas que, probablemente, no harían en condiciones normales. Solo con el entusiasmo del día, del que hablábamos arriba, se puede explicar que aparezcas con una recreativa en casa, así por las buenas.

… Y lo nuevo

No solo se pueden comprar juegos o máquinas antiguas en Retromadrid. Una de las facetas más interesantes de estos eventos es la posibilidad de ponerse al día en lo que a desarrollos de hardware y software se refiere. Es uno de esos momentos impagables de Retromadrid (junto a lo entañable de ver a niños jugando con un Spectrum o un Commodore) se produce al ver a quien descubre que, en pleno año 2013, hay gente que crea programas para estas máquinas, o bien crea ampliaciones para darle más vida. En Retromadrid hemos visto nuevas y recientes creaciones para el estándar MSX, cuando se cumplen 30 años de su nacimiento: juegos como Teodoro no sabe volar y Mecha 8, y un cartucho muy esperado por la comunidad MSX, que permite cargar directamente desde una tarjeta SD. Los dispositivos que usan tarjetas y memorias flash para cargar juegos son una constante, y se pueden ver en distintas plataformas en Retromadrid (Master System, Dreamcast, Amstrad, Amiga…). Se presentaron juegos nuevos para Amstrad, como Invasion of the Zombie Monsters y Sardina Forever (éste último de 2012), y también para Spectrum, como la versión del Knightmare de MSX o la conversión de la célebre recreativa Snow Bros, ambos ahora en cassette. Hubo otros muchos desarrollos de hardware -como el Minimig, versión con tecnología actual de Amiga, o una ampliación de sonido para Amstrad-, y como siempre en Retromadrid, había ocasión para probarlos y hablar con quienes las usan para ampliar conocimientos.

Hubo mucho más en Retromadrid. Partidas interminables en recreativas, torneos de juegos como Super Mario Kart y Street Fighter II, tertulias en cada esquina, más caras conocidas departiendo amigablemente con usuarios viejos y no tan viejos, conferencias interesantísimas, los baberos, chapas, imanes y demás pixel art para decorar hasta el último rincón de la casa; el consabido taller de Vintagenarios donde devolver la vida a la máquina de nuestros amores; la posibilidad de jugar con el mítico West Bank de Dinamic para Android y convertir la tablet o el móvil en un Spectrum con pantalla táctil; el concierto inaugural entre los chiptunes de Super Busty Samurai Monkey y las guitarras de Crisis Alma… Y gente, muchísima gente. Una pena que la iluminación del recinto no estuviera a la altura. Salvo una parte que tenía luz natural, los expositores disfrutaron de poca luz artificial, cosa que fue a peor conforme avanzaba la tarde. Tampoco estuvo a la altura el sonido de las conferencias que, al igual que el año anterior, quedaron deslucidas por una acústica terrible. Ojalá estos dos lunares se arreglen para Retromadrid 2014. Una reunión que seguirá evocando emociones gracias a la tecnología.

Agradecimientos a Toni Gálvez y Rafa Jiménez por algunas de las fotografías del artículo.

The following two tabs change content below.
Gaby López
Uno que juega desde tiempos remotos. Alardea de tener mente abierta y de no hacer ascos a nada, pero ama su MSX de formas preocupantes. Bloguerus interruptus en www.fiteblog.wordpress, suelta tonterías inconexas en www.twitter.com/fiteblog y vocaliza de forma paupérrima en www.lahermandadpodcast.com
  • Increíble como en pleno 2013 sigue moviendo tantísima gente el mundo del videojuego retro, y además ya no sólo se trata de entrar a una feria como esta y cotillear gratis. Si aún poniendo precios a las entradas el resultado es colas kilométricas esto
    del retro es que está más vivo que nunca.

    Gran artículo!

  • logaran

    Genial crónica, como no podía ser de otra manera viniendo de quien viene. ¡Lástima no haber podido asistir!

  • Remewyn

    El año pasado pude vivir un poco de la RetroMadrid y es espectacular, no sólo por ver que este mundillo sigue en pie de guerra, sino por, como dice Gaby, el contacto humano, el compartir experiencias, el no sentirte solo/a cuando otros sólo te llaman “friki” de modo despectivo. Muy bueno el artículo, dan ganas de volver cada año!

  • Me has puesto los dientes largos. El próximo año, no me lo pierdo.

  • Fran

    Genial artículo, qué prosa despacha mi nene!!! A ver si el año q viene puede ser, aunque sea con Andrés en su carrito, jejejeje.
    La única contrapartida a este auge retro es el resurgir de los especuladores q tantas veces hemos comentado. Está en nuestro ADN…

  • Pingback: Noticias express 3ª Edición, las noticias de la semana pasada - idhardware.com - tu tienda de informática de confianza (PTA-Málaga) - idhardware.com – tu tienda de informática de confianza (PTA-Málaga)()